Carne: músculos y tejidos

Favorecedores de sus proteínas, el potasio, y la vitamina B12. El hígado y las carnes magras combaten desarreglos nerviosos.

Pescado: colesterol y circulación

Las proteínas del pescado, el yodo, el selenio y el cobre de los mariscos son también indicados para una dieta equilibrada.

Frutos secos: piel y corazón

Mantiene la piel luminosa y un buen ritmo cardíaco.

Legumbres: músculos

La vitamina B1, el hierro y el ácido fólico evitan la anemia.

Cereales: energía

Son fuente de las vitaminas B1 y B6, ácido fólico, magnesio, hierro y selenio que alivian los nervios.

Frutas: cerebro y dientes

La vitamina C y K, el potasio y la fructosa inhiben las hemorragias y favorecen a los dientes y la actividad cerebral.

Hortalizas: vista y circulación

Las vitaminas C, E y K y la provitamina A (betacaroteno) son esenciales para la vista y los vasos

sanguíneos.

Lácteos: huesos y piel

Las vitaminas A (retinol), B12, el fósforo, el potasio y el yodo favorecen a la piel, los huesos y previenen los desórdenes neurológicos.

Verduras: piel y aparato digestivo

Las vitaminas B6 y K, el ácido fólico, el magnesio, el hierro y el yodo dan energías y la fibra favorece al tracto intestinal.

Huevos: colesterol y huesos

Aportan vitaminas A, B12 y D, refuerzan los huesos y la piel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here