Por Raistlin Majere

Aprender. La vida se reduce a eso. Aprender.
Aprender a ser amigo, aprender a ser hijo, aprender a ser padre. Aprender a afrontar las cosas que hacemos mal. Aprender que nada es malo para siempre. Aprender a anclar en los buenos afectos y en los buenos ejemplos. Aprender a no asustarse cuando la corriente nos lleva hacia aguas turbulentas. Aprender a sobrellevar a los malvados. Aprender a resistir la injusticia. Aprender a lidiar con la incertidumbre, ese lugar tan tenebroso. Aprender que la penumbra es tanta como permitamos que sea. Aprender a pedir perdón. Aprender a pedir ayuda. Aprender a pedirla a tiempo. Aprender a ayudar. Aprender que nuestra vida es nuestra. Aprender a querer que lo sea.

Compartir
Artículo anteriorEstaba convencido
Artículo siguienteAmbientando nuestro hogar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here