Por María Sol Dimas Ruiz. Psicóloga Mat. 4837.
Vicepresidente A.L.M.A Rosario. Coordinadora de grupos de apoyo.

 

La Enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia. La demencia es una afectación del cerebro, progresiva e irreversible, que provoca un declinar de sus funciones. Por lo general, afecta a personas de 60 años y más, aunque puede aparecer en pacientes más jóvenes.

Los síntomas más frecuentes son pérdida de memoria, desorientación en tiempo y espacio, confusión, dificultades en el lenguaje, el razonamiento y el pensamiento, problemas para llevar a cabo actividades conocidas y habituales, cambios en el comportamiento, humor y personalidad.

Cuando llega esta enfermedad a la familia provoca una fuerte sacudida, generando una alteración en el ritmo de vida y las rutinas de los miembros del grupo familiar, quienes deberán organizarse y modificar sensiblemente su día a día.  La tarea de cuidar a una persona con Alzheimer, muchas veces ocupa gran parte, cuando no toda la vida de quien ejerce el rol de cuidador. El cuidador principal generalmente es el familiar más cercano, el cónyuge cuando se trata de una pareja, o bien alguno de sus hijos o hermanos.

El Alzheimer coloca al cuidador frente a un duelo anticipado. No sólo la muerte real hace sentir una pérdida, sino también la muerte psíquica. El progresivo deterioro, la pérdida de capacidades, la ausencia de reconocimiento de familiares e incluso de sí mismo, hacen que el cuidador viva un duelo anticipado ante la “muerte psíquica” de su familiar.

Será de vital importancia cuidar al cuidador, acompañándolo en este proceso de duelo, que muchas veces puede extenderse por un largo periodo de tiempo, promoviendo la verbalización de afectos, la conservación de espacios personales, relaciones sociales y actividades individuales que le posibiliten establecer cierta distancia con la sobrecarga que representa el cuidado diario del paciente.

Desde A.L.M.A., Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer y alteraciones semejantes, nuestra misión es contribuir a una mejor calidad y dignidad de la vida de las personas con demencia, sus familiares, cuidadores y toda la comunidad a través de la educación, la contención, la comunicación y el servicio. Brindando desde 1994, grupos de apoyo semanales, talleres de estimulación cognitiva y charlas abiertas a la comunidad.

Si bien al día de hoy, el Alzheimer no tiene cura; podemos prevenir el deterioro cognitivo con conductas saludables para nuestro cerebro, entre las cuales se destacan:

– Actividades sociales y recreativas. El cerebro es social.

– Actividades nuevas y desafiantes.

– Programas de entrenamiento cognitivo.

– Actividad física regular.

– Alimentación saludable (frutas, verduras, pescado, lácteos descremados, cereales, aceites en crudo. Escasa cantidad de sal y grasas).

– Control de los factores de riesgo vascular: hipertensión, diabetes, sobrepeso.

– Descanso y horas de sueño adecuadas.

– Reducción del estrés (los trastornos de atención asociados a la ansiedad son causa frecuente de quejas de memoria).

– Sostener un proyecto de vida.Un cerebro sanosin proyectos,no progresa.

 

A.L.M.A.
Asociación Lucha contra el Mal de Alzheimer
Salta 1892. (esq. Dorrego)
Mutual de Cristiana Ayuda al Familiar.
GRUPOS DE APOYO: LUNES 18hs.
CHARLAS MÉDICAS MENSUALESABIERTAS A LA COMUNIDAD
E mail: alma.rosario@gmail.com
Redes sociales: @asocalmarosario
Contacto: 4633790
156121134

Compartir
Artículo anteriorUn día para mí
Artículo siguiente¡¡¡ARTE, ARTE, ARTE!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here